martes, 29 de noviembre de 2016

¿Cómo se relacionan los nativos digitales en las aulas?

Los niños de hoy son muy distintos a los de generaciones pasadas. Para quienes ya pasamos los 30 antes era impensado manejar computadores y artículos electrónicos antes de los ocho o diez años. Hoy, en cambio, esta es una realidad que va in crescendo.

Antes el regalo más requerido por los pequeños para la Navidad eran las barbies, bicicletas, monopatines. Hoy estos implementos siguen teniendo un lugar privilegiado en las preferencias de los niños, pero son superados por tablets, smartphones y otros artículos electrónicos. Una realidad a la que hay que adaptarse, pero con ciertas precauciones, como por ejemplo, regular el tiempo de uso y los contenidos que nuestros pequeños observan en la web. Según el Grupo NPD, empresa líder en investigación en Norteamérica, el 37% de niños menores de 5 años juegan con smartphones, ipads y tabletas, y 22% ya utilizan las computadoras portátiles. 

Esta realidad dista mucho de unos años atrás, cuando las tablets y aparatos tecnológicos eran considerados un artículo de lujo, y los hijos, las últimas personas a las que se las prestaríamos.  Los niños nativos digitales han crecido rodeados de medios electrónicos, manejan la tecnología en muchos casos mejor que sus padres. Y cómo se relacionan estos niños en el colegio, cómo se maneja hoy su vínculo con los profesores.

Profesores y su relación con los nativos digitales

Son múltiples los beneficios de adoptar la tecnología para los profesores en la actualidad. Jimena Bustos, profesora de educación media del colegio Sagrados Corazones de Providencia, nos entrega su visión sobre este tema.

¿Ha debido adecuar sus métodos de aprendizaje ahora que los niños y adolescentes son mucho más tecnológicos? 

-Sí, hemos tenido que adaptarnos, ahora, por ejemplo, coordinamos algunas cosas a través de la página web del colegio o les envío material a sus correos electrónicos, mi grupo de coro tiene un WhatsApp, que nos ha sido de mucha utilidad para diversas tareas y presentaciones. Eso es lo positivo, y dentro de lo negativo, está el hecho de que si bien tienen un acceso casi ilimitado a información (para hacer trabajos o tareas), no saben cómo usarla, tienen el vicio de “copiar y pegar” sin pensar, no distinguen una información fiable o válida de una que no lo es. Esto es un desafío, porque hay que incluir ese tipo de habilidades ahora en la enseñanza y eso requiere de bastante tiempo.

¿Prefiere adquirir la tecnología como una herramienta útil en el aprendizaje?

-Mi postura (que no todos comparten) es sacarle provecho a la tecnología lo más que se pueda. En vez de estar a cada rato pidiendo que apaguen los celulares o diciendo que se los voy a quitar, los uso. Por ejemplo, a veces me preguntan cosas muy rebuscadas o detalles que desconozco y les digo: “usemos la tecnología, a ver quién encuentra primero cuánta es la población exacta de China hoy?”, He incorporado también otros aspectos como juegos en línea, foros u otras herramientas tecnológicas que son más interesantes para ellos, incluso incorporando “el meme histórico” como herramienta de aprendizaje y humor. Creo que es necesario incluir estos elementos que para ellas son cotidianos, estar al día con lo que existe y sacarle el máximo provecho con fines pedagógicos.

Multitareas

Un estudio de la Universidad Mayor titulado “Nativos digitales 2013”, reveló que el 74% de los jóvenes prefieren que el profesor les dé como tarea ver una película en vez de leer un libro, y para estudiar, el 78% lo hace a través del servicio de mensajería WhatsApp. El académico de la U. Mayor, Oscar Jaramillo, explicó que la tecnología en las aulas es muy útil, sobre todo, comprendiendo la realidad actual de os niños y adolescentes.  El experto señaló que erróneamente se cataloga a los niños con “déficit atencional”, sin embargo no se tiene en cuenta que son nativos digitales, lo que los hace automáticamente “multitasking” o multitareas, por lo que pueden llevar a cabo varios trabajos a la vez en forma satisfactoria, algo que no sucede cuando se le obliga a poner atención en sólo una cosa.

Artículo publicado en la revista Carrusel, el 30 de septiembre de 2015. 
Para más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada